Comenzaría así, tirandote en la cama, besando cada centímetro de tu cuerpo.

domingo, 23 de diciembre de 2012

Stronger

Después de tanto tiempo crees poder ser recompensado por aquello a lo que te has dedicado toda tu vida. Muchos fueron los que dijeron que hacer otras cosas era mejor y que disfrutara. Sin embargo ahora quiero creer que es posible conseguirlo y que por fin entenderé que todo el tiempo no ha sido dedicado en vano. De otro modo si no lo consigo me llevaré una gran desilusión, pero ello no hará que lo tire todo a la borda, sino todo lo contrario, me esforzaré más y a la próxima irá la vencida.

martes, 18 de diciembre de 2012

trouble


Dudar es algo horrible. No saber qué hacer en un determinado momento es algo que nadie puede controlar, y menos una persona insegura. Tenemos que aprender a ver que es lo correcto y lo mejor. No podemos dejarnos llevar por influencias, sólo debemos pensar en lo que realmente queremos. ¿Aunque eso significa el mal de otros? Esa es la cuestión más problemática del tema. A lo mejor no se trata de inseguridad, sino de no querer ver la realidad por no ser capaz de afrontarla. Todos de alguna manera somos cobardes.

lunes, 19 de noviembre de 2012

Despreciables.

La adolescencia es el proceso comprendido en el paso de la niñez a un estado adulto. Es de suponer que a medida que avanzamos en el proceso adquirimos más madurez. Muchos quieren pasar ese proceso rápido, mientras los mayores dicen que volverían aquí. También están esos que dicen es la peor de las épocas, todo por el tema amoroso.

Es el momento de nuestros primeros amorios, lo más penetrantes y que más marca dejan. En ese periodo de tiempo llegamos a hacer daño y a dejar que nos lo hagan. Pero no todos entienden que cuando alguien lo deja, y se calla sus razones, no es que quiera estar con otra persona, tal vez, solo se acabó el amor. Quizás ese amor nunca existió, pues hay quienes no saben ser felices sin alguien que les sustente. Jamás seremos capaces de entender que alguien nos deje de querer, y en esas ocasiones solo te apetece odiarle, aunque no tengas razones. También lo vi desde la otra parte donde no quise. Tampoco ser quien dice adiós es fácil. Da igual el lugar en el que te encuentres, las despedidas siempre cuestan. Pero no te preocupes, no todos las despedidas son definitivas. Y de serlo, sólo significa que te depara algo mejor.

viernes, 12 de octubre de 2012

draw

Durante todo el tiempo que he vivido me han inculcado que hay que hacer lo correcto. Sí eso, lo correcto, pero espera, ¿me puedes decir que es lo correcto? Quizás no lo sepas pero antes creí tener un camino, al cual llevo siguiendo todos estos años. Volviendo a lo dicho, ¿lo correcto será vestir como una señorita y dar apariencias?¿Será estudiar y mantener la compostura? O quizás consista en retener mis ideas e impulsos, para no dar una imagen que los demás no quieran. Puede ser eso, o mil cosas más. Tal vez sea correcto descalzarme y andar por la calle, total así nos trajo Dios al mundo, ¿no? Y si me apetece manifestar mis emociones ante los demás, sin pensar en las consecuencias o tan si quiera en lo que puedan decir, ¿eso está mal? Resulta que ahora me encuentro el camino borrado y con un lápiz en la mano.  Puedo hacer dos cosas, volver por donde he venido y repetir los pasos o puedo decidir atreverme a dibujar mi propia idea de lo correcto.

miércoles, 10 de octubre de 2012

one sheep, two sheep, ..

 Entras en la cama y se desviste sutil y pacientemente. Queda en ropa interior y te sonríe, pero no una sonrisa cualquiera, sino una de niño que abarca complicidad. Observas su rostro y su figura, ya no te queda más. A veces, no sé que hacer, pues el simple hecho de mirarlo me enloquece. Claro está que lo intentaré disimular. Después te acercas a él y le das un beso, luego otro, eso sí el segundo más especial. Ya empezamos los roces "inocentes" y a morder.  Me pasa una mano y me acaricia, me encanta cuando me  hace suya. Aunque lo niegue me encanta desvestirme para él y los besos frenéticos. Después del ajetreo no hay nada mejor que dormir con él y que me pase el brazo por encima o yo a él, me da igual, pero mientras más contacto físico mejor. Eso sí, nunca vi nada más bonito que a él dormir.

martes, 2 de octubre de 2012

to gnaw

Entras en depresión cuando no quieres saber de nada, ni de nadie. También te sientes solo, te vuelves desconfiado. Poco a poco pierdes el sentido a la vida, ya que aquello que considerabas tu adicción va dejando de tener sentido. Entonces cada día se vuelve rutina, apenas quedan cosas que te hagan seguir. Lo peor es que lo poco que te hace seguir aquí este lejos y sea poco accesible. No dices nada porque consideras que tu única labor es no dar problemas a tus padres, en especial  a tu madre. Pero de repente un día no puedes más y lo sueltas todo, luego no sabes como se siente, lo único en que piensas es en que no crea que es su culpa.  Y entonces si que estás perdido, porque no solo tenías con aquello sino que ahora hay más. Te encantaría seguir con tu nata positividad, pero hay algo que puede más, quizás el pensar tanto o no sé, solo quiero buscar la forma de parar.

miércoles, 26 de septiembre de 2012

Así se demuestra

No me gusta la sensación de perder algo que quiero. Es curioso saber que alguien que promete, jura y perjura estar contigo se aleja. Me hace hace gracia saber que me digan que me quieren o que me echan de menos, cuando no son capaces de buscarme. Después cuando no los buscas tú a los meses de darse cuenta dicen que te alejas. Entiendo que la distancia separe, pero si el amor no entiende de razones, no veo yo el problema. Yo te sigo queriendo, al fin y al cabo fuiste una de mis mejores amigas, pero si no  crees que la distancia puede más que la amistad, te aseguro que no es lo que demuestras.

sábado, 25 de agosto de 2012

Est ce que.. ?

Pon tú que cada día es otra cosa nueva, que no entiendes los porqués o que simplemente no te dan explicaciones; pon tú que cada vez entiendes menos, como si hablases en otro idioma y que ni los gestos ayudan porque se pueden malinterpretar. Piensa que primero estabas triste y piensas que todo es tu culpa, que cada día tienes algo que arreglar, cosas que no pides, cosas que te llegan, que no entiendes cómo  y ahí es cuando te empiezas a amargar. Y.. ¿Si me harto? ¿Si simplemente paso? Si solo yo me molesto en arreglar, ¿ de verdad merece la pena intentarlo? ¿Si no hay porqués y a veces tan si quiera unas razones? ¿Qué pasa si me deja de importar? ¿Es que dejo de querer ? ¿Siempre la culpa ha de ser mía?  Aquí parece que todo es cuestionable. En fin he aquí la más importante ¿Qué es mejor los demás o tú felicidad?

miércoles, 15 de agosto de 2012

¿Sabes de esa sensación que te impide hablar? Cuando tu garganta oscila sin parar y parece que si pronuncias una simple sílaba te fuese a doler. Esa sensación pasa normalmente cuando estás a punto de llorar. Llorar por algo que quizás no aceptas, pero que es vital entender. Mucha gente dice que llorar es de débiles, otras tan solo piensan que es señal de que tienes sentimientos. ¿Y aquellos que lloran porque han logrado algo? ¿ O los que lloran porque algo bueno ha pasado? Al fin y al cabo llorar es llorar, es una sensación no muy agradable. Por lo general se llora cuando hay impotencia, y en una circunstancia no puedes hacer nada, que es cuando realmente te sientes hundido. Pero llorar no solo debe asignarse a lo malo, porque la verdad que para llorar por mal, es mejor llorar de alegría.

martes, 7 de agosto de 2012

Changement

Muchas veces las personas cometemos errores. Errores que arrastramos a medida que pasa el tiempo. Si piensas un poco puedes llegar a la conclusión de que tal vez esos errores sean los que impidan que puedas avanzar. Muchas veces no son los errores, sino las actitudes. Bueno durante toda mi vida, no he ido sino a por más y más, intentando ser perfecta. Pero en realidad no soy más que todo superación, porque cuando tienes una mala actitud y cometes un error, no puedes dar marcha atrás y lo que por lo que a mi respecta lo que queda es avanzar, arreglar y por supuesto que no vuelva a pasar.  He mejorado mis notas, mi humor, etc. Incluso alguien me dijo "encontrarás a uno mejor", se equivocó. No es solo mejor, sino mucho mejor o quizás sin punto a comparación. Con esto quiero llegar a que, todavía tengo amargas actitudes, como enfados propios de una niña, pero si eso me lleva a perderte, decididamente estoy dispuesta a dejarlo en el camino, de ese modo progreso y te tengo, porque te quiero.

martes, 31 de julio de 2012

Siempre el mismo juego, yo arriba, tú abajo. Claro es que me encanta controlar. Sobretodo me encanta sentir tu deseo, escucharte y lo que más verte, ja, sí verte, como si fueras inerte. Ahí con la cara hacia un lado, mordiéndote los labios, efectivamente, verte en esos momentos no es bonito, sino que simplemente es sublime. Últimamente, te ves más decidido, cambias las cosas y decides mandar tú. Por eso serás quien de el próximo paso, es que en este tiempo he descubierto que es muy divertido cuando las cosas son a tu manera.

jueves, 26 de julio de 2012

%

Aveces no se tiene lo que se quiere. Otras tienes lo que no pides o lo que tienes y quieres lo pierdes. De mil maneras puedes querer, pedir, tener y perder. Pues vives con miedo a perder lo que quieres y tienes. Tienes que acostumbrarte a dejar ir lo que quieres o simplemente luchar por que se quede.

viernes, 13 de julio de 2012

321

Antes del deporte es necesario un calentamiento. Puesto para evitar lesiones. Propongo menos calentamiento y más acción, pasemos a la parte del placer, dónde desafiaremos las leyes de la física y nosotros formemos un solo cuerpo. Dejemos de tomarlo como una  ligera idea y que comience la diversión, hagamos fuego de la nieve con el calor de nuestro cuerpo. No pido una noche romántica, con una cama llena de flores, me basta tu presencia y un deseo saciado.

martes, 3 de julio de 2012

Secret

No me hablas, yo no haré mucho menos, que viva el orgullo y yo tampoco te hablo. ¿Quieres pasar de mi? Bien, así haré yo, no pasa nada, juguemos. No esperes ver lo que verdaderamente pienso, pues no te daré la satisfacción. Es verdad que me pico, que me da rabia, porque quiero que me hagas caso, siempre eres tan asdhakjsh. Pero no pasa nada, reconozco que los mejores momentos son cuando luego te acercas sigilosamente, me abrazas por la espalda y cruzas la cara por mi cuello, para darme un beso. No tienes ni idea de las mil cosquillas que me recorren el cuerpo en ese momento, pues me niego a que lo sepas, será mi secreto. 


lunes, 25 de junio de 2012

Deep

Es como esa sensación cuando nadas bajo el agua. Quieres llegar hasta el otro extremo. Coges aire, bajas y con los pies te impulsas. Arriba puede que hubiesen gritos, puede que hubiera más gente. Arriba está todo, tus sentimientos, tus problemas, .. Sin embargo aquí estamos yo y el agua, donde lo único que se escucha es el latir de mi corazón. Ese latir que cada vez que me acerco suena más. Ya voy llegando al final, ya veo el otro extremo. Ya lo veo, y mientras más cerca, peor puedo contener el aire. Eso es lo malo, a escasos metros de conseguirlo es cuando no puedo, suelto el aire y salgo. Entonces es cuando debería de sentir que no puedo y es cuando debería de rendirme, pero no, no importa si no he llegado hoy, porque estoy segura de que llegaré mañana.

lunes, 7 de mayo de 2012

Gilipollas

Alguien dijo que detrás de mi dureza y frialdad había una chica pasional. Ese alguien no se equivocó. Una vez hube oído eso, quise cambiar y poco a poco he ido matando a mi lado pasional. Otro alguien dijo que no me quiero. Efectivamente es así. 

Mi lado pasional muere para yo no tener que sufrir. Quererme nunca me quise porque no me gusto y a veces no me considero alguien. Aquella persona que dijo que no me quería es la única que consigue que me quiera, ahora, ¿para qué me quiero si cuando empiezo a hacerlo te alejas de mi? Cuando trato de que sea feliz se va, quizás es que la única forma de que lo sea es que el uno jamás existiese para el otro. Y cuando ya no me siento sola, es cuando desaparece ese alguien.

domingo, 22 de abril de 2012

Enamorada

La primera vez que me enamoré, nunca la olvidaré. Era sublime, efectivamente fue a primera vista. Su pelo negro, sus ojos marrones,etc. Yo estaba llorando cuando la conocí, hasta que la vi. Esa preciosa sonrisa, esa sonrisa jamás la olvidaré porque hoy por hoy me sigue acompañando. Yo no me acuerdo, pero sé que lloraba y lloraba, y me agarró con sus brazos y lloró también. Entonces fue cuando me enamoré, y es que no hay nadie como ella, nadie como MI MADRE.

lunes, 16 de abril de 2012

o

Y después de más de un mes me he dado cuenta de que todavía le quiero. No pensé que volvería a experimentar esto, pero hoy me acordé de ti y empecé a llorar. A pesar de que llore, sé que al fin y al cabo esto lo cura el tiempo. Solo digo que recuerdo tu mirada y tu forma de tocarme, la cual e hacia temblar, ojala todavía fueras mío. Lo he querido ocultar engañándome a mi misma, pero ya no puedo más, a los demás si puedo ocultar pero a mi misma no más.

domingo, 8 de abril de 2012

Today.

A veces querría poder mover el tiempo. Unas veces quisiera darle marcha atrás y volver a aquella clase donde conocí a muchos de mis mejores amigos, todos esos a los que al principio les caía mal. Así poder estar juntos otra vez. Otras veces quisiera darle al tiempo hacia el futuro y para saber quienes se irán y que será de mi, así no habrán malas sorpresas. Sin embargo últimamente decido el presente, porque la mayoría del tiempo la dedicamos a recordar el pasado o soñar con nuestro futuro, pero muy pocas veces nos centramos en el presente. Si todo fuera recordar, tal vez no perdonaríamos y si todo fuese futuro perderíamos la vida.
Y saco la conclusión de que viviré el día a día sin preocupaciones y es que, menos para la muerte, para todo hay solución.

jueves, 5 de abril de 2012

Learn.

Estoy en punto de la vida donde me estoy volviendo loca. Sé que quiero algo, pero no tengo ni maldita idea de que es. Me estoy volviendo loca, lo único que sé es que doy demasiada importancia a quién fue mi príncipe azul, pero claro eso era antes de meterlo a lavar y descubrir que era verde. Pero hace poco he descubierto una cosa, "¿Para qué darle importancia a un príncipe ido cuando tengo un castillo lleno de princesas? Ellas sí que merecen importancia, son todas preciosas ninguna mejor que la otra, simplemente todas son especiales. Aun que ellas crean que no. Ellas se ven feas, gordas, flacas, etc. pero lo que realmente son no son capaces de verlo, pero iré una por una diciéndoles que ellas lo que de verdad son es PERFECTAS.

miércoles, 7 de marzo de 2012

Drogas.

En clase, casa, etc. continuamente nos hablan de la prevención de las drogas. Siempre nos hablan de esas drogas que quieren evitar que consumamos, y a aquellos que consumen intentar que lo dejen. Me pregunto, si la droga es algo adictivo, ¿no podríamos denominar drogas también a otras cosas? Muchas veces oigo hablar de que el amor es una droga, pero ¿Es la única cosa que según ese termino podamos denominar así? Creo que no, porque la adicción puede ser por un hobbit mismo, también por dormir, incluso por sacar notas. Con esto quiero llegar a la conclusión de que muchas veces en la vida estamos pendiente a una sola cosa, que puede llegar a ser nuestra "droga". A esa "droga" somos capaces de darle la mayor importancia del mundo y convertirla en nuestro sentido de la vida, de otro modo ¿Para qué existimos?  Esa droga hace que no nos planteemos esa pregunta. No digo que esté mal pensar en algo que nos de vida, solo pienso que en ocasiones llegamos a tal punto de "adicción" que no sabemos igualar entre esa droga/tesoro/sentido de vida y las demás cosas preciosas que nos perdemos de la vida y esto queda dicho por una persona adicta a las notas altas.

miércoles, 22 de febrero de 2012

Errores.

Tal vez no te viera todos los días siempre he querido más y más, sin embargo siempre te tuve. Ahora como una estúpida lloro a cada rato y todo por mi culpa, por ser egoísta. Si tal vez y solo tal vez no hubiera hablado, quizás entonces no me sentiría tan mal. No te has ido, pero tampoco siento que estés aquí y de alguna manera siento que te vas y me jode. Me duele pensar que para ti no sea lo mismo y que como dices tú que la rutina te aburre, espero y deseo que esa rutina no sea yo. ¿ Y qué haré sin ti? Solo pensarte y veo tu cara que me hace sonreír, lo adoro. Nadie jamás me hizo sentir tan bien y es increíble porque soy, bueno era una persona fría.

domingo, 29 de enero de 2012

Diario de Ryan.

Hola, me llamo Ryan Williams, tengo 17 años y esta es mi historia.
Yo antes era un cretino, un capullo, un hipócrita y un de todas esas cosas malas que puedan ser los jóvenes.
Un día monótono como cualquiera salí con mis amigos a la calle. Ya llegamos al parque después de pasarnos varios minutos caminando. Ahí está nuestro banco, pero una cosa extraña sucede hoy. En ese, nuestro banco, hay una chica sentada leyendo un libro.
- ¿Qué hace esa chica ahí?- rompió el silencio Fred.
-Será nueva en el barrio, creo que nunca antes la había visto. - dijo Sam.
-Acerquemonos y expliquémosle lo que pasa en esta zona. - Propuso Fred.
Nos acercamos a la muchacha. En lo que llegabamos no apartó su mirada del libro ,parecía tan ensimismada en su mundo que ni se percató de que nos acercamos. Durante 2 minutos estuvimos de pie frente a ella y no alzó en ningún momento la mirada. 
- Ya basta.- Gritó Sam, - Es insultante que estés en nuestro banco, que nos acerquemos y no seas capaz de alzar la vista
- Perdón, yo  .. - dijo la muchacha cerrando el libro. Sin dejarla terminar Sam enfadado desplomó el libro de un golpetazo. 
- ¿Tú? Tú nada, que aquí no pintas nada, ¿ lo entiendes? - decía Sam.
Entonces yo dije - Señorita que haces por aquí y más en ese banco es que¿No sabes leer que tiene nuestros nombres? Hasta un estúpido puede leerlo y saber que no tiene que sentarse aquí. -
Todos se reían y decían en unísono: es verdad.
Fred dijo - ¿No hablas? Pareces tonta, quién diría que una chica tan guapa puede ser tan estúpida. - 
yo: - venga nos ves con cara de...
En ese momento, sin dejarme pronunciar una palabra más la chica alzó la vista y me interrumpió diciendo : - No, no veo tu cara de cretino, tampoco los vi llegar y si no te importa me marcho. - 
Ella se levantó y se fue, ese momento fue muy estraño, cuando ella hubo alzado la vista la encontré algo perdida. Cuando ya desapareció su imagen, yo todavía seguía inmóvil, hasta que Fred me dio una palmada en el hombro. Entonces divisé el libro de la muchacha que todavía seguía en el suelo. Me acerqué a él, me agaché y lo abrí. Al mirar su contenido, todas mis respuestas sobre aquella situación se aclararon, yo lo sabía, ese libro sin dibujos, sin letras. En efecto Rayan, aquella muchacha era ciega.
Fred: - Ryan quieres venir y dejar eso ahí?
Yo: - Creo que me voy a dar una vuelta, no me siento muy bien. - Mentí.
Escondí el libro bajo mi hombro y me fui a mi casa. Cuando llegué abrí el libro desde el principio donde, con una etiqueta ponía "Instituto de Cambrige" , allí estaba la dirección y en toda la tarde solo me preocupé de averiguar donde estaba el instituto, y buscando las cosas necesarias para poder escribir una carta en braille, donde me disculpaba.  Ya había terminado de buscar, y miré la hora, ya eran las 10. Entonces me fui a la cama. 

Al día siguiente, me levanté, desayuné, cogí mis libros y en lugar de ir a mi institución, fui a la cual pertenecía el libro. Una vez allí busqué la biblioteca, entré y fui a la mesa del bibliotecario. Este era un chico joven,  no tendría más de 25 años. Entonces me acerqué a él y le dije:
- Hola me llamo Ryan Williams, y vengo buscando a la muchacha que tenía este libro. -
El joven dijo: - ¿ Ese libro es de aquí? Si eso es así ¿ Cómo es que está en tu posesión?
- Verá señor, a la joven se le calló y yo lo recogí-  Me disculpé.
- Ya veo, está bien gracias, déjenos el libro, que ya nosotros nos encargaremos de él.
- Espere, yo quiero dárselo a ella en persona, solo necesito que me diga de quién es y dónde la puedo localizar  - Le dije
Bibliotecario: - Lo lamento mucho muchacho, pero esa información no puedo dejártela, así que déjeme el libro y retírese. 
Yo sorprendido le dejé el libro. Un mal cosquilleo me recorría el cuerpo, yo andaba buscando a esa joven para pedirle disculpas después de todo lo que le dije y pensar que tras devolver el único objeto que me acercaba a ella, no la volvería a ver me derrumbé. Con malas caras me dispuse a abandonar la biblioteca, cuando de pronto la vi entrar. Era ella, con su pelo largo, liso y rubio como el oro; con aquella mirada perdida. Al verla entrar sin saber porqué me ruboricé, me recorrían cosquilleos el cuerpo. 
Cuando ya dejé de observarla me acerqué sigilosamente a ella y le dije:
-Hola, soy Ryan Williams.
Ella: Hola, soy  Amelie. Tu voz me resulta algo familiar, ¿te conozco?
Yo: De pasada nada más, soy aquel cretino con el que "hablaste" ayer. 
Amelie: ah eres tú, ¿quieres algo o vienes a decirme algo más?
Yo: No vengo a hacer comentarios insultantes si es lo que quieres saber, solo he venido a pedirte disculpas, porque tenías razón, fuimos unos capullos.
 -¿ De verdad? No sabía que tenía la razón. - Dijo ella con tono vacilante. 
Yo: Amelie, de verdad, solo he venido a pedirte disculpas y a traerte el libro que se te calló en el parque.
Amelie:  No es correcta la definición caerse, si no recuerdas uno de ustedes lo tiró al suelo. Ahora si no te importa déjame el libro y esfúmate.
Aquellas palabras entraron en mi de manera feroz, me sentí despreciado, al decirme que me marchase. Sin quejarme por haberme pasado la noche buscando su estúpido instituto para entregarle el libro, me limite a decir: - Está en la mesa del bibliotecario.
Ella con sequedad dijo: Gracias, buenos días y me dejó.

Pasaron 3 días, durante esos tres días no salí de mi casa pensando en el porqué de la reacción de la muchacha. Ese tercer día decidí salir a dar una vuelta, esa vuelta me llevó hasta el parque.  Ya estaba en la entrada y decidí ir al banco donde la conocí a ella. Desde una distancia de no más de 9 metros, la vi a ella sentada en el banco, me quedé anonadado. Sigilosamente llegué hasta ella, y la observé detenidamente. Después de varios minutos absorto mirándola, ella dijo:
- ¿Ryan eres tú? Espero no equivocarme.
Yo sorprendido dije: sssi, ¿cómo lo has sabido?
Amelie: - Es tu olor y tu forma de respirar. 
Yo: ¿ Qué haces aquí? Pensaba que no querías saber nada de nosotros.
Amelie: Y así era, pero cuando cogí el libro encontré tu nota. Y pensé que me  diste mucha importancia molestándote en escribir una carta braille, además de buscarme  e ir a darme el libro. Y.. yo solo quería darte las gracias y pedirte disculpas por haber sido tan grosera. Llevo viniendo desde entonces al parque con la esperanza de encontrarte y por fin estás aquí.  
Entonces empecé a temblar, no sabía que decir, solo me salía una sonrisa de la cara y le dije: -De nada Amelie. -
¿De nada Amelie?  ¿En serio dije eso queriendo comérmela a besos? ¿Qué clase de chico soy? 

Amelie: ¿ Y entonces estoy disculpada? 
Yo: Sí, claro que sí, aunque debería ser yo y mis amigos quienes pidiésemos perdón. ¿ Qué dices estamos disculpados?
Amelie: mmm creo que no.
Yo: ¿No? ¿ Por qué no?
Puso cara chula y dijo: Tirasteis mi libro al suelo, y me insultasteis, no puedo perdonarte así como así. Aunque.. 
Yo: ¿ Aunque qué?
Amelie: Hay una manera, solo si vienes conmigo a comer aceptaré tus disculpas.
¿Qué? ¿ Qué? ¿Qué?¿ Estoy soñando o la chica más guapa de toda esta zona acaba de quedar conmigo? 
Yo: No le veo problema.
- Pues que así sea, nos vemos aquí mañana, a eso de las 7 ¿Vale? - Se levantó del banco, se acercó me tocó la cara, rodeó mis labios y cuando encontró mi mejilla me dio un beso y se marchó. Me quedé allí  más de una hora parado, todavía pensando en sus labios junto a mi mejilla. Ese beso era el más dulce que jamás nadie me había dado. Y con una sonrisa de oreja a oreja contemplaba como se marchaba y dentro de mi yo le decía: 

Hasta mañana Amelie. 



martes, 24 de enero de 2012

Sonrío cada vez que lo pienso.

Esa noche fría, donde me diste calor, en ese sillón tan pequeño, uno al lado del otro yo mirándote sin que te dieras cuenta, solo para que no vieras lo importante que eres. Sólo el simple recuerdo de tu voz me hace sonreír, así que ya puedes imaginarte, el de ti abriendo tus brazos y rodeándome. Comiéndome a besos y verte y que sonrías, esa sonrisa que me enloquece. Verte dormir encima mía es la cosa más linda que he visto, y acariciarte y querer comerte a besos. Odio la distancia y que día a día te tenga que decir un adiós por ordenador y que te vas y llore como una mocosa, solo porque sin ti hay un vacío. Y es que ya no vivo la vida día a día, yo vivo los días pensando en que cada día es uno menos para verte.

Yo sé que a veces piensas que no soy tuya, y todo porque no te digo estas cosas en persona, pero me cuesta decírtelo, siento vergüenza. Además ya son tantas las cosas que hay dentro de mi, que ya no sé, porque a veces siento que esto es más que un te quiero.