Comenzaría así, tirandote en la cama, besando cada centímetro de tu cuerpo.

lunes, 25 de junio de 2012

Deep

Es como esa sensación cuando nadas bajo el agua. Quieres llegar hasta el otro extremo. Coges aire, bajas y con los pies te impulsas. Arriba puede que hubiesen gritos, puede que hubiera más gente. Arriba está todo, tus sentimientos, tus problemas, .. Sin embargo aquí estamos yo y el agua, donde lo único que se escucha es el latir de mi corazón. Ese latir que cada vez que me acerco suena más. Ya voy llegando al final, ya veo el otro extremo. Ya lo veo, y mientras más cerca, peor puedo contener el aire. Eso es lo malo, a escasos metros de conseguirlo es cuando no puedo, suelto el aire y salgo. Entonces es cuando debería de sentir que no puedo y es cuando debería de rendirme, pero no, no importa si no he llegado hoy, porque estoy segura de que llegaré mañana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario