Comenzaría así, tirandote en la cama, besando cada centímetro de tu cuerpo.

jueves, 27 de marzo de 2014

F

La cosa nunca cambia. Siempre es la misma rutina. Uno te deja tocada y buscas en otro algo mejor, algo que crees tener y vuelves a lo mismo. Siempre dices que es diferente, que tú has cambiado, pero sé realista. Sigues siendo la misma estúpida de hace 3 meses lo que con un imbécil diferente. Siempre dando más de lo que te dan y mostrando más interés del que merecen. A ver si empiezas a ser como al principio,  y dejas de querer, de sentir. 

lunes, 17 de marzo de 2014

Puro hueso

Se acostumbró a ser quien daba los besos, las caricias, a dar todo el cariño, los abrazos, las miradas, fue tanto lo que dio y no recibió que ya para ella era obligación. Ya no quería amor, no quería nada. Los abrazos y besos pasaron a ser controlados, calculados. Todo tenia su tiempo y su manera.

Cuando ya todo estaba en calma, llegó. Si, ese que todo lo cambió. El que daba caricias, besos en la espalda o te abrazaba sin más. El revolucionario, lo llamarían mis neuronas o el miocardio que cambia el ritmo sin ton ni son.  Sino pregunta al diafragma que no sabe cuando subir o bajar. Es él, un vulgar mocoso. Mi vulgar mocoso. 

sábado, 4 de enero de 2014

-

Entre la cáfila se encontraba ella. Allí parada, observando. Los veía a todos tan decididos, tan seguros. Esa es la razón que la hace sentir tan débil, tan vulnerable, tan frágil. Dentro de ella solo están las ganas de dejarse caer, de encogerse y aferrarse  a sí misma en busca de protección. Es cuando su garganta comienza a oscilar, el momento en el que decide ahogar un grito. Recapacita. Entonces decide no llorar, por lo menos no delante de la multitud. Ahora lo tiene claro, ya sabe lo que quiere. Sin titubear, da el primer paso.