Comenzaría así, tirandote en la cama, besando cada centímetro de tu cuerpo.

miércoles, 26 de julio de 2017

Día 1 sin ti

Tengo miedo. Nunca te lo he escondido, pero hoy lo digo en voz alta. Todo se me acumuló, todas las cosas de mi vida me estaban haciendo explotar y yo dejé que esa explosión se adentrase en nosotros.

Me sentía vacía, vacía por todo, y yo confundí ese todo contigo. Pero no es muy raro, teniendo en cuenta que  prácticamente te has convertido en eso para mí.

Hoy fui al médico y pedí cita para el psicólogo. Hablé con mi médico y exploté, le conté lo mal que lo estaba pasando y me gustó que me dijera lo mismo que tú. Que mis dudas deberíamos afrontarlas juntos y que debería contarte lo que me pasa e intentar, mediante la palabra, crecer juntos.

Sé que te enfada que no te haga caso a ti y sí alguien externo, pero yo necesitaba apoyo de alguien que no estuviera influenciado por todas las circunstancias. Y no lo digo solo por ti, sino por toda la gente que me rodea.

Me cuesta contarte todo, porque quiero que lo nuestro sea tan genial y perfecto que se me olvida que yo también tengo derecho a estar triste y dudar. Tengo miedo de que estés mal por mi culpa, que de que el día de mañana te deje. Tengo miedo de ser como tu ex y maltratarte psicológicamente. Tengo miedo de perderme a mi misma detrás de ti, de ser menos que tú y sentirme que esto en tu sombra. Tengo miedo de no ser lo suficientemente postu o de no arreglarme lo suficiente para ti. Tengo miedo de dejarte de gustar, de no estar a la altura ni físicamente, ni inteligentemente ni de ninguna.  Tengo miedo de que el hecho de no quererte de una forma arrolladora y dependiente signifique que no te quiero. Tengo miedo de equivocarme. Tengo miedo de que esto se gaste. Tengo miedo de que por habernos dado tiempo, te vayas para siempre. Tengo miedo de cansarme, de que lo nuestro se vuelva monótono. Tengo miedo de dejar de hacer cosas por ti. Tengo miedo de sentirme querida.  Tengo miedo de que tengas todo tan claro. De volverme una maniatica. Tengo miedo de que nos agobiemos el uno al otro de nuevo con los exámenes. De cambiar mi ritmo de estudio por ti. Tengo miedo de sentir envidia de tus éxitos.

Yo tengo miedo de que te des cuenta de que puedes tener algo mejor. Tengo miedo de que veas que te destruyo. Tengo miedo de que me hagas feliz y no darme cuenta de ello.

Eres exactamente todo lo que siempre he querido de un chico y sin embargo me niego a mi misma que lo seas. Me digo que no, siempre te busco trabas.  Yo pongo barreras y no sé por qué lo hago. Será porque no te quiero suficiente o porque no me quiero suficiente a mi como para aceptar que te puedo tener.

Quiero estar contigo y seguiré escribiendo todos los días para intentar que el día que lo leas, no sea demasiado tarde.

No hay comentarios:

Publicar un comentario