Comenzaría así, tirandote en la cama, besando cada centímetro de tu cuerpo.

miércoles, 10 de octubre de 2012

one sheep, two sheep, ..

 Entras en la cama y se desviste sutil y pacientemente. Queda en ropa interior y te sonríe, pero no una sonrisa cualquiera, sino una de niño que abarca complicidad. Observas su rostro y su figura, ya no te queda más. A veces, no sé que hacer, pues el simple hecho de mirarlo me enloquece. Claro está que lo intentaré disimular. Después te acercas a él y le das un beso, luego otro, eso sí el segundo más especial. Ya empezamos los roces "inocentes" y a morder.  Me pasa una mano y me acaricia, me encanta cuando me  hace suya. Aunque lo niegue me encanta desvestirme para él y los besos frenéticos. Después del ajetreo no hay nada mejor que dormir con él y que me pase el brazo por encima o yo a él, me da igual, pero mientras más contacto físico mejor. Eso sí, nunca vi nada más bonito que a él dormir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario