No estoy aquí para demostrarte nada.

martes, 24 de enero de 2012

Sonrío cada vez que lo pienso.

Esa noche fría, donde me diste calor, en ese sillón tan pequeño, uno al lado del otro yo mirándote sin que te dieras cuenta, solo para que no vieras lo importante que eres. Sólo el simple recuerdo de tu voz me hace sonreír, así que ya puedes imaginarte, el de ti abriendo tus brazos y rodeándome. Comiéndome a besos y verte y que sonrías, esa sonrisa que me enloquece. Verte dormir encima mía es la cosa más linda que he visto, y acariciarte y querer comerte a besos. Odio la distancia y que día a día te tenga que decir un adiós por ordenador y que te vas y llore como una mocosa, solo porque sin ti hay un vacío. Y es que ya no vivo la vida día a día, yo vivo los días pensando en que cada día es uno menos para verte.

Yo sé que a veces piensas que no soy tuya, y todo porque no te digo estas cosas en persona, pero me cuesta decírtelo, siento vergüenza. Además ya son tantas las cosas que hay dentro de mi, que ya no sé, porque a veces siento que esto es más que un te quiero.

2 comentarios:

  1. Hay muchas veces que hay que dejar esa vergüenza atrás para poder seguir adelante. Con ella no se llega a ningún lado.

    ResponderEliminar
  2. Lo sé pero cuesta muchísimo jajaja

    ResponderEliminar