Comenzaría así, tirandote en la cama, besando cada centímetro de tu cuerpo.

miércoles, 13 de julio de 2011

una tarde

El Sol esta cayendo, una brisa suave que rosa mi piel. Quiero que todas las tardes sean como estas, que tú llegues y nos sentemos en el banco. De pronto me mires, yo me sonroje y sonrias. Siempre la utilizas antes de acercarte dando brincos. Una vez cerca me pasas el brazo y no sé como lo haces pero siempre has de decir una estupidez que lo derrumba todo. Pero no pierdo la fé. Ahora es cuando tratas de arregarlo mediante una oleada de cosquillas. Entonces paras, me agarras y me besas. El beso, eso si es un buen final.

No hay comentarios:

Publicar un comentario